jueves, 10 de agosto de 2017

NANA DA CEBOLA


Planteite pequeniña, á saída do inverno.
Agardei que as tuas follas asomasen
por entre as ringleiras de canas
que protexían a túa fraxilidade.
Vinte medrar e coller pulo,
mentras o sol facía o seu traballo.
Lozana, chegaches a planta adulta
presumindo de tersura e donaire.
Espallando no ar a tua fragancia,
gardando a  intimidade impuluta,
da ramaxe cilíndrica que te protexe
por dentro e por fora, impenetrable.
Alicaída ao chegar o verán, fixéchete
cebola de bo ver, multiplicándote
por dentro en capas e mais capas.
Chegóu o declive, a murchez
de tanta vitalidade e caíches,
postrácheste de xeonllos na terra
para amosar o teu logro interno,
o resultado final do teu destiño.
Agora, formas parte dunha restra,
que aprendín a tecer, vendo a meu pai.
Sigo a tradición, o saber trasmitido
dos devanceiros. Sei como facer de ti
algo artístico e presentable do que
orgullosa e satisfeita chegamos
ó final dun proceso de maduración,
ti, e mais eu, cebola que das sabor
ós meus pratos e adornas onde estés.
Contigo pan e cebola!

3 comentarios:

  1. Fas restras coas cebolas e cos poemas, teces e rimas, andas e contas cegoñas.
    Este ano San Lourenzo non tivo sol, pero tivo cebolas!!...

    ResponderEliminar
  2. Restras feitiñas, cebolas medradas
    de ariños bermellos, de ariños marelos
    larpeiras de brétemas
    enchidas de lúa
    preñadas de sol.

    Fantástico poema e mellor contido Bea.Que restras, trasmiten o saber e bo facer do Sr. Ramiro,unha ledicia.

    Solín.

    ResponderEliminar
  3. Orgullosas estarán las cebollas
    cuya tierra y mantillo
    esponjaste con mimo lleno de amor
    y regaste con rayos de sol.

    Generoso es el fruto que crece en el amor.

    He gozado el canto de las cebollas
    y las tengo presentes siempre mi mesa
    no hay asado, salsa o ensalada
    en las que no estén ellas siempre invitadas.

    La nana de la cebolla, de Miguel Hernández
    nos llenó de amargura pues era el hambre
    que alimentaba al hijo de los Hernández.
    No es éste el caso, tus cebollas alegran
    y justifican el trabajo en tu huerta.
    Es fruto que suaviza y dulcifica
    el agrio acento de los tomates.

    Con tener pan y cebolla
    -la más humilde opción-
    se conformaba el amor.
    Amores de otros tiempos:
    los de ahora, creo que no.

    Termino como he entrado
    admirada por tu ingenio
    tu trabajo y tu tesón.

    Un abrazo, campeona, con todo mi corazón. Franziska


    ResponderEliminar