miércoles, 12 de abril de 2017

UN CÁRCERE CULTURAL





 Lembro que alá polo 1962, eu fora estudar a Lugo. Pasaba tódolos días por diante daquel Campo da Feira, que, os días de mercado, estaba cheo de xente que vendía e mercaba. Había autobuses de línea tamén e hoxe é onde se ubica a Estación de Autobuses de Lugo. Ao lado, o cárcere, con aqueles barrotes en tódalas ventanas e a veces algún preso asomado. Eu ollaba con tristura e vergoña de sentirme libre diante de outros que xa non podían sentir o mesmo. De todos modos, estarían pagando por algo que fixeran mal. Pero os cárceres non eran o lugar idóneo para pasar os mellores anos da vida de calquera. Hoxe, ese cárcere, tras unha reforma levada a cabo por un bo arquitecto, pasa a ser un centro cultural onde se van levar a cabo actividades teatrais, conferencias, exposicións de arte e cunha cafetería na cima de todo con vistas á Muralla que nada terá que ver con aquelo que foi no seu día, con celdas pequenas e mal acondicionadas, con patios estreitos e reixas nas xanelas e nas portas, con caravillas de ferreiro e con celosías e mirillas para ver sen ser visto.





Celdas, celdas, celdas
sepulcros blanqueados
tobogáns da memoria
gaiolas asépticas
do despilfarro humano
xa non tedes razón de ser

Un percorrido por todas as súas estancias, con escaleiras en torno a un patio interior central dende o que poden verse as celdas nas diferentes plantas e rematando cunha interesante cúpula que ilumina ese patio da a impresión de que alí pasábase moito frío. Os seus muros de pedra de canteiría, estarían espidos ou todo mais encalados. O chan, de madeiras vellas, e aquelas gaiolas sen nada onde durmir, desprovistas de todo o que un ser humano necesita minimamente, e días interminables, e noites de frío e soidade, penso que eran mais que suficiente para cobrarse o delito que un preso tiña que pagar por telo cometido, se ese fose o caso, que algunhas veces nono era.


Outro cárcere que me chamou moito a atención foi o de Cork, en Irlanda. Alí a xente morría de fame naquela época da peste na pataca. E as maquinarias torturadoras que por alí se exhibían tamén causaban pánico. A humanidade moito ten sufrido en tódalas épocas. Guerras, pestes, fame, cárceres, enfermidades....Non sei se Deus é xusto co que criou! Ou será culpa nosa non saber aproveitar as oportunidades que a vida nos ofrece. Pero hai quen xa nace sen elas.


5 comentarios:

  1. Si, hai quen xa nece sen oportunidades, condenado á marxinalidade. Hai outros incapaces de mirar para outro lado, que deron voz as causas xustas e imposibeis ó longo dos tempos, rematando moitos deles na cadea, como aquela na que estivo Mandela e que se pode visitar. Esta de Lugo serve hoxe para un fin ben distinto a aquel para o que foi plantexada por Nemesio Cobreros, nome que figura nunha praca que designa ó cantiño que hai entre o cárcere e o seminario. Ten certa beleza, a súa forma senicircular, os ideais que levaron a sufrila a algúns, e as flores dos magnolios que prantaron ó seu carón. Alá, no 62, cando ti pasabas ó seu lado, algún soñaban dentro coa liberdade. Léndote visiteina contigo, sentín frío e tremín un pouco, e aprezo o feito de que hoxe sexan a memoria e a cultura as que a habiten, libremente. Grazas polo fermeso e atinado post, unha aperta!

    ResponderEliminar
  2. ¡Santo Dios en que tema te has metido! Bueno, creo que el tema cárcel debiera ser para todos igual y la verdad no lo es. Sin pararnos en gobiernos ni en ideologías, sostener el sistema penitenciario es algo que le da a los gobiernos mucho trabajo, disgustos y ningún beneficio pero se sostiene pensando que si no fuera por este sistema represivo, la sociedad sería insostenible. Esta es la justificación. Las condiciones de vida de los presos eran atroces, todavía en la época de la república, como tú sabes muy bien, los presos permanecían atados con cadenas. Victoria Kent, hizo desaparecer esos grilletes pero no continuó y llegaron otros y los malos tiempos continuaron.

    Ha existido hasta hace muy poco tiempo en España, la pena de muerte. Es curioso que lo que estaba prohibido y costara la vida, el Estado tenía la prerrogativa de matar. Todavía hay países que lo sostienen.

    Las cárceles deben ser un lugar para rehabilitar a quienes han cometido actos que la sociedad no puede tolerar pero, la triste verdad, es que no rehabilitan a nadie o pocos serán, si yo no estoy equivocada.

    Hoy, precisamente, he oido por la radio hablar de Suecia que es el único país que cierra cárceles por falta de presos pero claro, sostienen una política penitenciaria dirigida a rehabilitar al delincuente...son un ejemplo a seguir.

    Odia el delito pero compadece al delincuente, esa es tu máxima, según veo por lo que te duelen las condiciones de vida de tales personas. Eso es ponerse en el lugar de los otros, eso es pensar que no somos mejores sino que la vida nos ha favorecido más, hemos tenido lo necesario, hemos vivido en un hogar normal con padres que nos querían, hemos podido educarnos, en fin, no hemos perdido la cabeza en ningún momento y no hemos deseado y ejecuatado la vida de nadie -esta es la parte más dura- y aquí habrá gente que no esté de acuerdo con que no exista la cadena perpetua ni la pena de muerte. Las cosas son así. Tú no has mencionado esto pero por lo que has dicho, puedo entender que no estás de acuerdo con las ejecuciones que, por otra parte dicen que no sirven para evitar que se realicen ciertos actos.

    Este es un mundo muy injusto y es el mundo que hemos creado los hombres con nuestras normas y nuestras leyes, somos los hombres los que tenemos que hacer las cosas mejor, los que tenemos que crear un mundo más justo -es posible- pero es un mundo en el que hay millares de niños que desaparecen todos los días y nosotros seguimos tan tranquilos -yo la primera que después de este desahogo me iré a la cama y me dormiré tan tranquila- pensando que son demasiadas las miserias y las atrocidades que se acumulan diariamente en los noticieros y que yo no tengo ninguna capacidad para impedirlo ¿es así? Perdona, ya me estoy yendo del tema que tú has planteado desde el punto de vista de un corazón que ve la falta de compasión con la que vivimos sociedades que nos decimos cristianas.

    Que tengas unos días felices, que no pienses demasiado porque esto agría la felicidad, yo diría que es corrosivo, incluso. Besos, preciosa almita gallega. Franziska

    ResponderEliminar
  3. Bom dia, existe prisões históricas pelos presos famosos que sempre lutaram pela liberdade, acontece em Espanha e em portugal também, hoje as prisões são para serem visitadas pela sua historia guardada ao longo dos anos.
    Votos de Páscoa repleta de alegria! Feliz Páscoa!
    AG

    ResponderEliminar
  4. Este e un texto moi interesante e educativo: Bea, estas cousas que tan atinadamente explicas, e moi bo non esquecelas para que nos se repita nunca mais. Lendo o comentario de Franziska, quédame pouco que ou nada que dicir. So felicitarte por este post importante e necesario.

    Un abraciño, e toda a miña estima.

    Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  5. Hola Bea.
    Que maravilla de historia. Son recuerdos muy bonitos y agradables.
    Un abrazo muy grande

    ResponderEliminar